Tamizadoras centrífugas Turbowest

Para cribados de seguridad y control en materiales de difícil manipulación: pegajosos, que se apelmazan o con abundantes finos.

Las tamizadoras centrífugas Turbowest se emplean principalmente para cribados de seguridad en materiales de difícil manipulación, que tienden a apelmazarse, son pegajosos o que acarrean una gran cantidad de finos. El equipo es capaz de desaglomerar a la vez que efectúa la labor de cribado.

El producto, que se alimenta al tamizador mediante una boca de entrada, es conducido por un transportador sinfín a la cámara de separación, que consiste en un cilindro forrado con una malla. La fuerza centrífuga lanza el producto contra la malla, rompiendo la cohesión de las partículas acondicionando el material colmatado.

El material grueso y las partículas irrompibles salen por la parte final del cilindro mientras que los finos, que pasan a través de la malla, se descargan por la parte inferior mediante un tolvín.

Estas cribas clasifican sólidos con tamaños de partícula desde 60 micras a 20 mm. También estan diseñadas para la separación sólido/líquido hasta niveles de 80-100 micras.

Puede separar hasta 5 fracciones en una sola máquina. Sus medidas están entre los440 mm Ø a los 2.200 mm Ø.

Fácil de instalar y usar, se desmonta en unos pocos minutos para su limpieza y cambio de mallas. La vibración se puede ajustar con unos contrapesos sin el uso de herramientas ni llaves.

Su uso se extiende en todos los sectores industriales, siendo la criba más versátil del mercado. Sus aplicaciones van des de la alimentación y farmacia hasta el reciclaje, pasando por la industria química, plástica, minera, entre otras.

  • Descripción
  • Aplicaciones

Estas cribas clasifican sólidos con tamaños de partícula desde 60 micras a 20 mm. También estan diseñadas para la separación sólido/líquido hasta niveles de 80-100 micras.

Puede separar hasta 5 fracciones en una sola máquina. Sus medidas están entre los440 mm Ø a los 2.200 mm Ø.

Fácil de instalar y usar, se desmonta en unos pocos minutos para su limpieza y cambio de mallas. La vibración se puede ajustar con unos contrapesos sin el uso de herramientas ni llaves.

Su uso se extiende en todos los sectores industriales, siendo la criba más versátil del mercado. Sus aplicaciones van des de la alimentación y farmacia hasta el reciclaje, pasando por la industria química, plástica, minera, entre otras.

Tecnologías relacionadas