Spray Dryer / Ohkawara

Permite atomizar compuestos líquidos y en slurry con diferentes viscosidades, facilitando el transporte y el procesado.

Las tecnologías de Spray Drying utilizan boquillas atomizadoras patentadas para producir materiales en polvo fino. Estos materiales tienen también un alto grado de fluidez y solubilidad gracias a la forma de las partículas y a una distribución granulométrica muy precisa. Este proceso tiene multitud de aplicaciones en los más diversos sectores industriales como la alimentación, química, farmacia, cerámica y medio ambiente, entre otros.

El material atomizable, líquido o slurry, se dispersa en una fina nube de minúsculas gotas producidas mediante un disco rotatorio o una tobera. La nube pulverizada se expande en una cámara de secado cilíndrica donde se le aporta una corriente de aire caliente. Después de permanecer en la cámara durante un cierto tiempo, para una reducción de humedad de las partículas, el polvo generado se recoge o bien directamente en la base de la cámara o bien a través de ciclones y filtros.

Para soluciones con agua, el aire de secado es filtrado en un sistema abierto. Para materiales inflamables o peligrosos, se puede usar nitrógeno en circuito cerrado. De esta manera, todo el solvente se recupera para su reutilización en planta.

En general, la distribución granulométrica de los productos finales es regular y su curva muy ajustada, gracias a un control sencillo y la repetibilidad de los factores de secado. Este proceso de Spray Drying garantiza unos materiales de alta fluidez, solubilidad o dispersabilidad, permitiendo fácilmente su transporte, almacenamiento y procesado.

Boquillas atomizadoras Los Spray Dryers pueden incorporar diversos atomizadores, bien para procesar cualquier tipo de material, bien para obtener un material final específico, a saber: discos rotatorios de diferentes geometrías y composición, toberas de presión con una sola boquilla, toberas con dos boquillas, toberas con mezcla en línea, nebulizadores ultrasónicos entre otros. Su diseño influye en las propiedades del producto final en términos de tamaño y forma de partícula, distribución granulométrica, porosidad, fluidez entre otras características.

Discos

Los discos rotatorios presentan diversas formas (laminados, serrados, perforados) a velocidades muy elevadas. La energía centrífuga, proporcionada por un motor eléctrico o una turbina de aire, transforma el líquido en una fina nube de pequeñas gotas. El disco rotatorio también es capaz de atomizar materiales altamente viscosos o con un alto contenido de sólido, manteniendo un control estricto para obtener un atomizado homogéneo. Con estos discos rotatorios se pueden alcanzar capacidades de hasta 12000 kg/h.

M-Disc Las curvas dentadas del exclusivo M-Disc crean una capa de un espesor uniforme para la totalidad del alcance del disco. Esto se traduce en una distribución granulométrica muy ajustada en comparación con otros discos existentes. Este rango de distribución de la pulverización tan acotado consigue no solamente una fluidez del polvo resultante perfecta, sino también un incremento de su capacidad.

Toberas

Las toberas convierten la presión inyectada por la bomba en energía cinética, dando como resultado la formación de una miríada de gotas. Es posible ajustar las toberas a las condiciones operativas más variadas. Las toberas permiten múltiples configuraciones de atomización en una cámara única, permitiendo alcanzar mayores capacidades productivas.

Toberas TwinJet Las toberas más recientemente desarrolladas de las series RJ y TJ cubren la gama de partículas ultrafinas (varias micras de Ø) en una sola configuración de tobera, a bajas (RJ: 1 – 25 kg/h) y a altas (TJ: 25 kg/h – 1 T/h) capacidades. La tecnología patentada de atomización en dos fases, usando aire presurizado para romper la tensión superficial del líquido, amplía la gama de diámetros reducidos de partícula, sin equivalente entre las toberas convencionales o los discos rotatorios estándar.

Descubre más en www.oc-sd.co.jp